El Duque murió y media España lloró. Terminaba el año 2008 y Miguel Ángel Silvestre, Rafael Duque en la pantalla, aparecía cada semana en televisión con la voz gastada por el tabaco, barba de dos días, trapicheos varios y trajes a medida.

Miguel Ángel Silvestre:

Nueve años después, Silvestre desayuna en un hotel de Miami mientras se prepara para tener contacto con los mayores narcotraficantes de Colombia. Podría ser un spin off de El Duque pero no, es la nueva vida de Miguel Ángel, último fichaje de Narcos (Netflix) para su tercera temporada. Repito: Narcos. Hablamos del mayor fenómeno actual en el mundo de las series junto a Juego de Tronos. «Llegué al rodaje temblando y me encontré de frente con Javier Cámara (otro fichaje español de la serie). Javier Cámara, tío, que es un actor al que he admirado toda mi vida, que he estudiado en profundidad y que es un gran amigo».

Y tu primera escena en el rodaje fue con él…
Era mi primer día de trabajo y sólo tenía que saludar a Guillermo, el personaje de Javier. Había preparado mucho el acento pero no tenía que decir nada más, sólo saludar. Hasta que 30 segundos antes de la toma el director me dice que no, que les tengo que preguntar qué tal están, si la están pasando bien… Y yo me quedo helado, ¡yo necesitaba practicar eso, por Dios! (risas). Entonces empiezo (Silvestre se levanta del sofá y comienza a hablar con acento colombiano) «Bueno, ¿cómo lo están pasando?». Y Javier me corta: «No, no, tienes que decir cómo la, ¡la! están pasando». Yo ahí estaba nerviosísimo ya, pedí un café y Javi no me dejó, me decía «Miguel Ángel, relájate». Pasa un rato y vamos a grabar la primera toma, empiezo «Guillermo, Patricia… ¿cómo lo están pasando?». Javi me mira desesperado y… Joder, me cagué en todo, pero ahí está la importancia de tener un amigo en el rodaje.

Tu personaje en ‘Narcos’ se podría parecer un poco al de Rafael Duque.
Mi personaje, Franklin, se parece en cosas al Duque, pero podríamos observar y analizar ambos y te diria todas las diferencias. Pero desde fuera se podría pensar que sí, que es mi papel más parecido al Duque.

¿Después de aquel éxito tuviste miedo a encasillarte en personajes de ese tipo?
Creo que un actor sólo se encasilla si quiere encasillarse. Pero ahí fuera hay un abanico de personajes y van llegando, la vida te sorprende. Al principio estaba muy obsesionado con querer hacer un personaje concreto, lo buscaba, pero ahora creo que los papeles adecuados te llegan a ti. Haría diez personajes iguales que El Duque sin problema, no tendría miedo en encasillarme. De Lito me enamoré y tuve mucha suerte…Lito Rodríguez es el personaje que Silvestre interpreta en Sense8, la serie de las hermanas Wachowski que es otro de los éxitos recientes de Netflix. Cuenta la historia de ocho personas de distintas zonas del mundo que están conectadas mentalmente. Una de ellas es Lito, un actor español que vive en México y que esconde su homosexualidad para proteger su carrera. La historia de Lito es de las que más tirón tienen entre el público de Sense8, y ha convertido a Silvestre en uno de los rostros clave de la serie. «Sense8 tiene un público global, habla de muchas personas y culturas, llegar a Corea y ver que la gente ha conectado con tu personaje… Lito, debido a esta necesidad que tiene de ser fiel a sí mismo, de tener libertad, conecta con muchas personas. No sólo porque sean o no homosexuales, sino porque hay demasiadas culturas y países en los que no te puedes expresar como realmente deseas».

‘Sense8’ fue tu primera parada en Netflix, ¿cómo te llegó la oportunidad?
Mandé una prueba para el primer casting desde Madrid y para el segundo me tuve que ir a Los Ángeles. Estaba en un mal momento de mi vida, había dormido dos horas por un problema personal… estaba mal. Mi representante me convenció para ir a la prueba, al fin y al cabo estaba en Los Ángeles haciendo lo que siempre había querido. Creo que el mal momento personal me ayudó en el casting, porque después de hacerlo las Wachowski querían verme en Londres. ¡Salí de ahí convencido de que me lo daban, pero tardaron un mes! Dejé Madrid para irme a vivir a Los Ángeles y ahí empezó todo.

¿Cómo llevas lo del inglés?
Cuando jugaba al tenis viajaba mucho y lo tenía más o menos dominado, pero le sigo metiendo horas para afinarlo… Lana Wachowski (directora de Sense8) es muy culta y habla con lo que ellos llaman Ten Dollars Words, un vocabulario muy rico. Al principio no le entendía nada, me decía en inglés «bueno, ahora cambia esto». Y yo pensaba «bueno, voy a cambiar lo que estoy haciendo porque quiere que cambie algo, pero no sé el qué (risas)». No sabía lo que me decía hasta que soltaba «ya lo tenemos».

Vía | PAPEL

Archivado en:

, ,
Deja un comentario